Los 8 Remedios Naturales para una Vida Sana

Los 8 Remedios Naturales para una Vida Sana

Una vida plena es tener un equilibrio en todas las áreas de nuestra vida, no sólo la física sino la mental y espiritual. Los tratamientos que ofrecemos en el Centro Adventista de Vida Sana de Misiones tienen como pilares principales los siguientes 8 factores, también conocidos como “remedios naturales”.

Estos remedios están al alcance de todos y son gratuitos. No son remedios tradicionales que se consiguen en farmacias bajo receta, sino son 8 principios generales de cómo desarrollar y mantener una vida mejor en el ámbito físico, emocional y espiritual. Lo que se busca adquirir es un estilo de vida saludable que forme parte de nuestra rutina, para prevenir enfermedades.

 

1) Actividad física.

El ejercicio físico diario no sólo permite controlar el peso quemando calorías, sino que ayuda a la óptima circulación de la sangre y a la distribución del oxígeno en el cuerpo. Cuando realizamos ejercicio el corazón se vuelve más eficiente, bombeando más rápido y aumentando el ritmo respiratorio, con lo que la sangre puede llevar más oxígeno al cerebro y a todos los órganos del cuerpo.

actividad-fisica

Una de las mejores formas y menos peligrosas de hacer ejercicio en realizando una caminata al menos media hora cada día. También es fundamental estirar unos minutos antes y después de la actividad física.

 

2) Luz Solar.

Para una buena salud es necesario que estemos expuestos a una cantidad adecuada de luz solar cada día. Alrededor de diez o quince minutos diarios al sol son suficientes.

luz-solar

Es recomendable realizar actividades al aire libre y exponer la piel a los rayos solares, respetando siempre los horarios recomendados para cada época del año. Además, en nuestro hogar y lugar de trabajo debemos contar con buena iluminación solar.

Las radiaciones solares ayudan a que se destruyan los gérmenes del cuerpo, actuando como un desinfectante, por lo cual es necesario que tomar baños de sol durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde. Sin embargo, no debemos estar demasiado tiempo expuestos al sol, ya que puede resultar en quemaduras y arrugas a la piel, así como cáncer de la misma.

 

3) Descanso.

El descanso promueve la eficiencia mental y física del cuerpo, reanimando las células del organismo. El descanso es uno de los sanadores esenciales conocidos por la humanidad.  Cuando nos enfermamos, lo primero que hacemos es acostarnos en la cama hasta que nos recuperemos, porque el poder restaurador del descanso es una de las claves para recuperar la salud.

descanso

Mientras se duerme, las células del cerebro recobran sus niveles necesarios de energía. Sin descanso suficiente, nuestro cerebro y cuerpo pierden la capacidad para reaccionar, al igual que una batería agotada.

 

4) Equilibro.

Este remedio natural también es conocido como autocontrol o temperancia. Ser temperante es abstenerse de lo que nos hace mal, y moderarnos en todos los aspectos de la vida: la temperancia se puede definir como la abstinencia de lo malo y la moderación de lo bueno.

equilibrio

Existen muchos productos que son nocivos para la salud (tabaco, alcohol, bebidas estimulantes y drogas), los cuales deben ser evitados a toda costa. Pero así como nos abstenemos de estos productos nocivos, también debemos de moderar el consumo de los alimentos buenos aunque sean saludables: ningún exceso es recomendable.

 

5) Agua.

El agua es esencial para transportar alimentos, oxígeno y sales minerales. Es recomendable tomar dos litros de agua por día (8 vasos).

El agua pura es el mejor líquido para nuestro cuerpo ya que la mayoría de las bebidas contienen azúcar, que puede retardar la digestión, contribuir al aumento de peso, provocar una oscilación de los niveles de azúcar y requerir más agua para el metabolismo. Prácticamente todos los refrescos contienen aditivos artificiales que pueden irritar el estómago o sobrecargar los riñones y el hígado. Son especialmente nocivas las bebidas tipo “cola”, ya que son gasificadas y contienen sustancias que pueden perjudicar seriamente la absorción del calcio del cuerpo, debilitando los huesos.

agua

Además de ingerir agua diariamente, hay que tomar baños frecuentes para limpiar la piel de productos no saludables y regular correctamente la temperatura del cuerpo. El agua fría puede ayudar a reducir la fiebre y el agua tibia puede calentar un cuerpo que tiene frío. Un baño también ayuda en el sueño nocturno, por lo que antes de dormir es aconsejable una ducha para relajarse, mientras que al despertar por la mañana es recomendable una ducha fría para reactivar el organismo. Estas propiedades relajantes del agua también pueden ser usadas a través de diversos tratamientos de hidroterapia.

 

6) Nutrición.

Una alimentación sana involucra dos aspectos: evitar los alimentos que perjudican al organismo y usar con moderación los alimentos que son beneficiosos. Nuestra salud mejorará notoriamente si aumentamos la variedad de frutas, vegetales, granos y cereales integrales.

En cuanto a lo que debe ser evitado están las bebidas estimulantes como las energizantes, las gaseosas, el café, el mate y el alcohol. Una nutrición apropiada requiere una dieta baja en grasa, colesterol, azúcar y sal (la dieta promedio del hombre moderno contiene demasiado de estos elementos). Hay que consumir lo menos posible carnes (sobre todo las rojas).

nutricion

Hay que procurar tener un desayuno abundante, un almuerzo moderado y una cena ligera (“desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”). Además, se debe evitar comer entre una comida y otra.

 

7) Esperanza.

Los pensamientos negativos, el temor y la ansiedad son extremadamente perjudiciales para la salud física y mental. Estos pueden, entre otros efectos adversos, detener los procesos digestivos, causar palpitaciones irregulares del corazón y que la vida nos parezca insoportable. Por otro lado, la fe y la espiritualidad pueden contribuir de una forma asombrosa a la recuperación y mantenimiento de la salud, como también ser una fuente de donde adquirir fuerza de voluntad y autocontrol que necesitamos para adoptar un estilo de vida saludable y feliz.

esperanza

La mayoría de las enfermedades físicas provienen de la mente. En otras palabras, la disposición mental afecta para bien o para mal el desempeño de nuestro organismo. Por ejemplo, una persona depresiva y malhumorada se la pasará más tiempo enferma que una que ve todas las cosas de forma positiva; en cambio, los enfermos que desean sanarse tienen más posibilidades que aquellos que ya perdieron toda esperanza.

 

8) Aire Puro.

Es fundamental buscar lugares donde haya ventilación y que el aire a ser respirado sea puro. Respirar profundo es esencial para mantener los pulmones saludables y para aclarar la mente, ayudando a combatir la depresión, mejorar la digestión y dormir mejor. Es necesario que, conscientemente, respiremos profundamente diez veces seguidas, por lo menos en dos ocasiones al día, como parte rutinaria del nuestro programa de cultura física.

aire-puro

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Estos remedios son de un valor inestimable para ayudarnos a obtener una salud total. Si fielmente aplicamos estas reglas sencillas de salud a nuestras vidas, resultarán en una economía grande de tiempo y dinero que se requeriría para curarnos de enfermedades innecesarias. Hoy en día, curar no es sólo para los doctores. Cada uno de nosotros debe asumir la responsabilidad, en forma inteligente, de nuestra salud y bienestar.