5 sencillos trucos para dormir mejor

5 sencillos trucos para dormir mejor

En una de las anteriores notas del blog del CAVS de Misiones, hablamos sobre “Los 8 Remedios Naturales” que debemos tener en cuenta para una vida saludable. Hoy trataremos más detenidamente de uno de ellos: el descanso, o más precisamente el descanso por las noches mientras dormimos.

Además de la fatiga durante el día siguiente, uno de los efectos más lamentables de no dormir, por encima de la dificultad para concentrarse, es que agudiza la tristeza y el mal carácter, lo que a corto, mediano o largo plazo puede ocasionar estrés, depresión y otra serie de efectos no deseados para nuestra vida.

dormir-bien

¿Hay algún método para combatir el insomnio? El doctor Richard Wiseman, profesor de psicología en la Universidad de Hertfordshire y autor de libros como ‘Night School: Wake up to the power of sleep’ nos revela estos cinco sencillos trucos:

 

1) Preparar la cama y el dormitorio.

Es importante mantener la habitación oscura, fresca y libre de ruidos. Cortinas y persianas echadas totalmente, cama hecha y limpia.

 

2. Evitar los celulares y otros aparatos electrónicos como la TV o la PC.

Al parecer nuestro cerebro confunde el haz luminoso azul que proyectan los dispositivos con la luz solar, por eso nos mantiene alerta. El doctor Wiseman aconseja apagar el iPad al menos una hora antes de ir a la cama. En mitad de la noche nos despertamos y pensamos: ‘Voy a mirar mi twitter o el correo, nos inunda la luz azul y luego creemos que podremos dormir fácilmente, pero no es así”, comenta Wiseman.

 

3. Llevar una rutina nocturna antes de dormir.

Por la mañana acostumbramos a tener hábitos como darnos una ducha, una caminata o salir a correr. Dormir plácidamente también requiere entrenamiento: se recomienda, por ejemplo, no beber alcohol, ya que uno cae como un tronco en la cama pero no descansa profundamente. También hay que tener una cena liviana y evitar a toda costa bebidas con cafeína.

insomnio

 

4. Aprovechar para relajarse.

Hay quien se pone ansioso si se despierta en plena noche y cree que es incapaz de poder dormirse de nuevo; sin embargo, estos desvelos son completamente normales. Se debe a que nuestro sueño se divide en dos etapas: la primera acaba cuatro horas después de quedarnos dormidos, luego nos despertamos y volvemos a sumirnos en el sueño. Y esto ocurre desde tiempos muy antiguos, como explica el historiador Roger Ekirk, quien señala que estos dos ciclos se vieron alterados cuando el alumbrado eléctrico, que llegó a las casas en el siglo XVIII.

Piénsalo de esta manera, la noche es el único momento en el que puedes disfrutar del silencio, como si el tiempo se detuviese por unas horas. Disfruta de este limbo nocturno para meditar unos minutos antes de volver a dormir.

 

5. Ducharse con agua tibia.

Más allá de que este hábito es de lo más relajante y placentero, la idea de darte una ducha con agua tibia antes de meterte en la cama se recomienda para conseguir una temperatura corporal ideal que nos ayude a conciliar el sueño. Según un estudio realizado en 1985, las personas que se daban un baño caliente antes de acostarse no sólo se quedaban dormidas más rápidamente sino que además aseguraban disfrutar de un sueño de calidad.

Según han explicado diferentes investigaciones, esto puede deberse a que cuando salimos del agua tibia experimentamos una ligera disminución de nuestra temperatura corporal, clave para que el cerebro se adormezca y esté listo para descansar.